Actualidad
Vender versus alquilar tu casa. ¿Cual es mejor?
Ventajas de vender frente a alquilar casa

20

noviembre

2018

  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Enviar por Whatsapp
  • Enviar por email

Todo propietario de un inmueble se plantea las ventajas de vender frente a alquilar, en algún momento. ¿Es mejor alquilar o vender? Esa es la eterna duda de quien tiene una casa y quiere obtener por ella el mayor beneficio posible.

Tanto si se dispone de una vivienda que no se usa, como si se trata de cambiar la vivienda habitual, cuando se busca rentabilizar la inversión inmobiliaria, surgen mil preguntas a las que solo un profesional especializado en inmuebles puede dar respuesta.

El mercado inmobiliario está sumamente influído por elementos externos. La situación económica, la oferta, la demanda… Y, por tanto, por los precios del sector.

Obviamente, a estos factores externos, se suman otros de carácter interno. Entre ellos destacan las necesidades particulares del propietario, el interés en conservar o no la vivienda, el importe económico que necesita recibir y el plazo de tiempo en que desea tenerlo disponible.

Todos estos ingredientes sumados, pueden darte una idea de cual es la fórmula que puede funcionar para cada caso concreto.

Desde Alcalá Inmobiliaria, solo nos “atrevemos” a indicar cual es mejor opción, tras analizar el caso concreto de cada cliente. Somos conscientes de que cada opción implica unas ventajas y unos inconvenientes. Y, en ningún caso, creemos que una de las dos sea, de forma generalizada, la mejor opción.

Desde nuestra experiencia como profesionales del sector, vamos a facilitarte algunas de las ventajas e inconvenientes que tiene cada opción. Con ellas, te será más fácil ver objetivamente tu caso. Y, si tienes dudas, recuerda que nuestro equipo siempre puede ayudarte.

Pros y contras de vender casa

Entre sus ventajas más inmediatas, vender casa tiene como ventaja la inyección económica que se recibe en relativamente poco tiempo. Por supuesto, dependerá del valor del inmueble y el precio que solicites por él. De este modo, te permitirá afrontar una nueva compra holgadamente si lo que buscas es cambiar de casa. Además, evitarás considerables gastos fijos. Gastos como las mensualidades de comunidad de propietarios, impuestos como el IBI, seguro de hogar y derramas futuras de conservación y mantenimiento del edificio.

También, si compraste en un buen momento para la zona puedes recibir un buen beneficio por su venta. Muchas zonas en desarrollo se revalorizan. Y las ya consolidadas suelen también aumentar su valor con el tiempo. E, incluso, podrías disfrutar ventajas fiscales en caso de vender tu vivienda habitual. O si cumples otros requisitos legales para ello.

Entre sus inconvenientes, destaca el que igual no es el momento adecuado y con la operación de venta podrías, incluso, estar perdiendo dinero. En este punto, se hace fundamental contar con un equipo especializado para asesorarte en todo momento.

A eso, se suma los gastos a los que tendrás que hacer frente. Como pago a Hacienda y gastos de cancelación de hipoteca. Y, además, toda venta implica pérdida de patrimonio y unos trámites tediosos que, en ocasiones, se alargan en el tiempo.

Pros y contras de alquilar casa

Si te estás planteando alquilar casa, recuerda que también tiene sus puntos a favor y en contra.

A favor, tiene el que te permite disponer de un activo que te reportará beneficios de forma continua. Eso sí, esa cantidad de dinero no será tan importante ni tendrá la cuantía de una venta. Además, de este modo, seguirás disponiendo de tu patrimonio. Eso te asegura tener activos que poder vender en caso de una necesidad o si tu situación a futuro lo requiere. E, incluso, podrás disponer de ella como aval bancario para futuros préstamos bancarios.

Al estar habitada, la vivienda se deteriorará menos que estando vacía. Y evitarás que sea ocupada ilegalmente, y sin tu consentimiento.

El alquiler, para un propietario, es también sinónimo de continuidad. Por supuesto, dependerá de si eliges la modalidad de alquiler anual. O, por el contrario, prefieres alquileres temporales cortos.

Aquí, puede estar uno de sus inconvenientes. Cada cierto tiempo, tu inquilino dejará el inmueble y tendrás que volver a poner en marcha el proceso de búsqueda de arrendadores. Y, claro, cada nuevo inquilino lleva consigo la incertidumbre de cómo cumplirá con su obligación de abono puntual y cuidado de la vivienda alquilada.

También supone un proceso administrativo. Deberás tener un contrato de arrendamiento, de acuerdo a la Ley. Y cumplir todos los aspectos legales y de impuestos que implique esta actividad. Pero…¡no te agobies por este punto! Un contrato de alquiler no exige demasiado papeleo y tu tramitación suele ser fácil y rápida. Como inconveniente, ten en cuenta que un contrato tiene validez durante un periodo de tiempo. Si deseas que los inquilinos dejen libre el inmueble antes, lo tendrás un tanto complicado.

Y, aunque ya lo mencionamos, los gastos de derramas por mejoras y conservación del edificio, gastos de comunidad e impuesto municipal IBI, lo deberás abonar tú en concepto de propietario.

Ya ves que las ventajas de vender frente a alquilar son tantas como las de alquilar frente a vender. Tomar la mejor decisión dependerá de tu situación personal y de estar bien asesorado.

Compartir:

Post Relacionados


Calle Tinte, 11

28801 Alcalá de Henares

918 877 041

Plaza de España, 7

28805 Alcalá de Henares

918 828 630

Calle Chorrera, 6

28890 Loeches

918 867 765

Síguenos

  • Facebook
  • Twitter
  • Email
  • Whatsapp