Hogar
Cómo poner a punto tu casa para alquilar
Perfecto ejemplo de cómo preparar una casa para alquilar

21

agosto

2018

  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Enviar por Whatsapp
  • Enviar por email

Todo propietario que desee apostar por el alquiler de un inmueble suele encontrarse frente a esta duda… ¿Cómo hacer la puesta a punto? ¿Por dónde empezar a preparar  una casa para alquilar?

Es una de las eterna preguntas de quienes se plantean  alquilar una casa o piso. Porque, a fin de cuentas, ese es el objetivo buscado. Realizar la gestión de la forma más rápida, ventajosa y estable posible para el propietario.

Precisamente, buscando lograr este objetivo, ha tomado fuerza el home staging o estilismo inmobiliario. Esta práctica, originaria de los países anglosajones, se ha establecido ya plenamente en España ya que se enfoca 100% a poner en valor el inmueble. Destacando sus puntos fuertes. Y poniendo en situación al posible inquilino, para que imagine todas las posibilidades que la vivienda le ofrece para su vida allí. Interesante, ¿verdad?

Aprovechando la experiencia de nuestro equipo de ventas inmobiliarias, te ofrecemos  unas ideas imprescindibles. Te ayudarán para que puedas adecuar tu inmueble. Y, por supuesto, alquilarlo rápidamente.

Cómo preparar una casa para alquilar en sencillos pasos

  1. 1. Conquista al inquilino desde el “segundo cero”

Tu vivienda debe despertar el interés positivo del visitante nada más poner un pie en ella. Asegúrate de tenerlo todo a punto. No solo en las habitaciones principales como dormitorios o salón. ¡Todo suma a la hora de alquilar tu casa! Y comprobarás lo efectivo que es tener ganado al posible inquilino desde el primer momento. Lo predispondrá positivamente para la visita del resto de la casa y todo lo verá en positivo.

  1. 2. Realiza pequeñas reparaciones

Ni mucho menos, nos referimos a iniciar una reforma importante. Excepto en casos en que sea necesario, no hablamos de grandes inversiones. Nos referimos a arreglar pequeños desperfectos que pueden estropear la percepción que se reciba del inmueble. Desconchones en la pintura, pequeños golpes, faltas en suelos y rodapiés… En definitiva, roturas y detalles fácilmente solucionables. Y que, sin duda, dicen mucho de tu casa y de ti como propietario arrendador. Por supuesto, si se trata de un inmueble antiguo, podrás realizar pequeños cambios, como pomos de puertas, grifos, o cisternas del baño. De este modo, le añadirás una imagen más renovada a la casa y ganará en atractivo.

  1. 3. Asegúrate de que todo funcione correctamente

Aparatos eléctricos que se incluyan en la vivienda y elementos de climatización, por ejemplo. Una vivienda en la que los elementos que se incluyen en el alquiler funcionan de forma adecuada, transmite tranquilidad y confianza al posible arrendador. Ya que, si ocurriese algún imprevisto a lo largo del tiempo que se prolongue el alquiler, tú estarás ahí para solucionarlo de forma efectiva y ágil.

  1. 4. Limpieza y orden

Como en cualquier otro piso o casa, una vivienda de alquiler debe estar siempre limpia y ordenada. Especialmente, ante la llegada de futuras visitas. Pon especial cuidado en baños y cocina. También en los rincones, armarios y espacios de difícil acceso. Una casa ordenada y limpia es una casa apetecible en la que es más fácil imaginarse viviendo. Porque… ¿tu escogerías un piso sucio, lleno de grasa y con sensación de insalubridad? Nosotros, desde luego, no.

Y si decides alquilar con muebles…

  1. 1. Apuesta por la simplicidad y los tonos neutros

Será tu apuesta ganadora. Preparar una casa para alquilar significa facilitar que el visitante se visualice allí. Deberá resultarle apetecible y hacerle sentir que “está ya en casa”. Lograr esa sensación será parte del objetivo. Con colores neutros en pintura y tapicerías le será más fácil integrar complementos y otros muebles de su propiedad. Igualmente, si se apuesta por tonos claros, la casa ganará en luminosidad. Y eso, siempre es un punto a favor.

  1. 2. Evita mostrar objetos personales

La idea es que quien la visite imagine su vida en tu vivienda. No, que conozca la tuya. Por eso, sugerimos retirar fotografías, regalos y aquellos complementos que no vayas a dejar al futuro arrendatario en la vivienda.

  1. 3. Muebles funcionales de líneas sencillas

Piensa que tu gusto es fácil que no coincida totalmente con el del nuevo inquilino de la vivienda. Por eso, apuesta por muebles sencillos fácilmente combinables. De líneas rectas y funcionales. Sugerimos evitar piezas antiguas o que tengan algún valor sentimental. Ya que, en caso de sufrir algún desperfecto, sería complicada su sustitución.

  1. 4. Una casa en alquiler no es un “trastero”

Este punto genera, en ocasiones, cierta controversia. Es fácil caer en la tentación de ir almacenando e incluso amueblar un piso de alquiler con todos los muebles que nos sobran. El resultado es una casa impersonal. Sin ningún atractivo. Y que parece más un guardamuebles que una vivienda preparada para ser habitada. Difícilmente puede alguien sentirse cómodo en un sitio así. Recuérdalo y verás como tu casa luce mucho más.

Como ves no es tan complicado preparar una casa para alquilar. Con estos sencillos trucos y sugerencias, conseguirás alquilar tu vivienda en tiempo record al tipo de inquilino que deseas.

Y recuerda que… ¡solo tendrás una oportunidad de crear una primera buena impresión!

Compartir:

Post Relacionados


Calle Tinte, 11

28801 Alcalá de Henares

918 877 041

Plaza de España, 7

28805 Alcalá de Henares

918 828 630

Calle Chorrera, 6

28890 Loeches

918 867 765

Síguenos

  • Facebook
  • Twitter
  • Email
  • Whatsapp